5 . Tú me enseñas a volar


Siento que nuestra vida realiza un recorrido similar a las vueltas que dan las agujas de un viejo reloj: una vez que llegas al número 6 y estas tan abajo que sabes que tocaste fondo y estas cegado por tu desesperación entonces debes saber que sólo tienes la posibilidad de volver a subir al número 12.
Cuando llegas a ese punto de brutal desesperación entonces te preguntas muchas cosas. Tal vez te pelees contigo mismo, tal vez te aisles del mundo, tal vez cuestiones a Dios. Hay gente que canaliza esa frustración en cosas buenas como el deporte, la música, el amor a sus hijos o compartiéndola en grupos de autoayuda. Otras personas tal vez busquen refugio en cosas y/o actitudes malas que para nada les van a hacer bien y solamente van a empeorar las cosas más aún. Como las drogas, el alcohol, el sexo sin amor, el rock satánico, la delincuencia o tal vez lo peor sea que decidan no seguir más y dejen de luchar.

Todo río tiene su desagüe. En mi caso neutralizaba mi frustración a través de la batería, la música, la internet, largas caminatas por la playa, jugando junto a mi hijo, paseando o cenando en familia y comiendo en demasía.
Pero es en este momento en que debes saber que siempre hay algo bueno en tu vida para rescatar. Alguien o algo por quien o por que seguir viviendo. Debes saber que siempre alguien piensa en ti y te ama. Puede ser tu pareja, puede ser un viejo amigo, puede ser alguien de tu familia, puede ser alguien que conociste hace pocos días en el lugar menos esperado, incluso puede ser alguien que conociste a través de internet.

Y cuando en los peores casos tú sientas que realmente no hay absolutamente nadie en toda la faz de la Tierra que se preocupe por tu Vida y tus problemas, entonces es en este momento en que debes darte cuenta que sí hay alguien a quien le interesas, alguien que conoce todos tus defectos y tus virtudes desde siempre y te ama tal cual eres: y ese alguien es Jesús.

Debes estar muy atento a las sutiles señales que Dios te da cada día. Es similar al cuento infantil de “Pulgarcito” donde el niño iba tirando trozos de pan para señalar el camino correcto que le iba a permitir ser encontrado por sus amigos o regresar a su hogar. Yo me asombro cada día de estas señales. Algunas veces son números que aparecen repetidas veces en tu vida. En la Biblia tienen una importancia enorme el significado de los números. Algunas veces Dios te envía personas para que te digan frases en Su nombre. Frases aparentemente fuera de contexto pero que luego tú con más tranquilidad y con el transcurrir de los años te das cuenta y piensas: “Ahora me doy cuenta. Esto era lo que Dios me quería decir aquel día”.

Cuando Dios te lleve al borde del abismo sólo pueden ocurrirte dos cosas:
Él te va a abrazar para salvarte durante tu caída o Él te va a enseñar a volar.


 
Continúa . 5  .  Tú me enseñas a volar . Señales



Libro "Tú me enseñas a volar" del Baterista Tito Faraut García.
Publicado en el año 2010. Registrado en A.G.A.D.U. Montevideo.
Bateröz by Roberto "Tito" Faraut García. Baterista, Profesor, Autor, Clinician.

No hay comentarios.: